Un millonario crea una red social para competir con Instagram

4 minutos

Vero amenaza con plantar cara a los ogros del mercado. Te contamos qué tiene de nuevo, de dónde sale y sus principales críticas

 

Una red social sin publicidad ni algoritmos creada por un multimillonario libanés quiere hacerse un hueco en el jardín privado de Facebook e Instagram. Vero, que en realidad no es nueva sino que nació en 2015, ha llamado a la puerta junto a más de tres millones de usuarios reclamando parte del pastel.

Vero es una plataforma para publicar fotos, vídeos, música, recomendar libros y películas, compartir enlaces y lugares. A diferencia de otras redes sociales, te permite crear tres tipos de relaciones con tus seguidores: amigos cercanos, amigos y conocidos. De esta manera, tú eliges quién ve aquello que compartes. Además, tus seguidores no saben cómo los jerarquizas. Así es la pantalla principal.

La principal diferencia de Vero reside en que no se sustentará con publicidad ni alterará tu timeline con un algoritmo aleatorio que destroce la cronología de las publicaciones que ves en tu pantalla. Esta es una de las principales razones por las que centenares de usuarios se han cansado de Instagram. Por contra, Vero planea ser en el futuro una aplicación de pago, aún por determinar, porque quieren “que los usuarios sean los clientes, no los anunciantes”, tal y como reza su manifiesto.

Todos tenemos amigos que creen saberlo todo, por lo que Vero ha propuesto filtrar el contenido que ves de tus usuarios. Otra de las novedades de Vero consiste en la compra de productos, en la que ellos se llevarán un pequeño porcentaje. Sin embargo, se trata de compras externas, no podrás usarlas para tener mayor alcance dentro de la plataforma.

Vero todavía no ha caído en la fiebre de las historias, como sí lo han hecho Instagram, Snapchat, Facebook o WhatsApp, y tampoco permite crear eventos como hace la red social creada por Mark Zuckerberg.

Pero algo de malo tiene que tener…

Vero comenzó prometiendo que el primer millón de usuarios tendrían acceso a la plataforma gratis de por vida. Terminaron alargando ese número hasta nuevo aviso. El éxito repentino de la red social ha provocado colapsos, por lo que ha habido decenas de usuarios que han tenido problemas a la hora de registrarse o iniciar sesión. Además, la aplicación ha levantado sospechas por la dificultad que plantea al querer eliminar tu cuenta para siempre. Ha habido usuarios que han recibido notificaciones de que Vero tiene que aceptar tu petición para suprimir tu propio perfil.

Algunos usuarios en redes sociales protestaron cuando decidieron leer los términos y las condiciones de uso. En ellas, Vero se aseguraba el poder editorial de utilizar todo el contenido publicado en tu perfil para su uso promocional.

Vero

 “Acceso limitado, sin derechos de autor, transferible, perpetuo, irrevocable y mundial para utilizar, reproducir, modificar, publicar tu contenido y poder enseñarlo, distribuirlo, publicarlo…”

Muchos de los que se quejaron obviaron que Twitter e Instagram siguen unas condiciones de uso parecidas, tal y como detalló un estudio de The New York Magazine. Y todo ello en el momento del año en el que se ha descubierto que Facebook utilizó contenido de sus usuarios para personalizar propaganda electoral.

Vero reaccionó en redes sociales intercambiando algunas palabras como “irrevocable” que chirriaron a algunos personajes de la esfera pública.

¿De dónde sale Vero?

Vero no fue creada en un garaje por dos adolescentes con inquietudes. De hecho, su creador tiene dinero, y mucho. Sin embargo, existe un aura de desconfianza alrededor de Ayman Hariri y su fortuna. Su padre, Rafic Hariri, asesinado en 2005 en Beirut, coleccionaba acusaciones de corrupción, y dos años después de lanzar Vero, el gobierno saudí tuvo que cerrar la constructora que Ayman Hariri dirigía en Arabia Saudí por impagos a varios miles de sus trabajadores, que se aglutinaron a posteriori en las puertas de Saudi Oger para protestar, tal y como reportó Reuters.

El multimillonario libanés es, por tanto, el hermano del primer ministro del Líbano. Hariri es el número 1.756 en la lista de Forbes, y su riqueza está en torno a 1,3 mil millones de dólares, dinero con el que se podría invitar a toda Dinamarca a un año de suscripción premium de Netflix. Vero, todavía sin cuota de suscripción y sin anuncios, no tiene un modelo de negocio estable, pero el colchón tardará en pincharse.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies