Venezuela, la diáspora de América Latina

Venezuela, la diáspora de América Latina
3 minutos

El Consejo Nacional Electoral aplaza las elecciones presidenciales mientras los venezolanos siguen saliendo del país como pueden

Como ya ha pasado en Cuba, México o Colombia, hoy hay miles de venezolanos que por la crisis interna deben salir por tierra y con lo justo. Las fronteras con Colombia y Brasil han estado colapsadas y los venezolanos más desfavorecidos corren la suerte que determine la política migratoria de cada país.

Más de cuatro millones de venezolanos han salido del país desde que Hugo Chávez llegara al poder en 1999, según un informe de la firma Consultores 21 (aunque no hay cifras oficiales), en oleadas cada vez más numerosas. La última, desde 2016 tras la reapertura de la frontera por parte de Nicolás Maduro.

Pese a que los organismos oficiales no siempre aportan cifras exactas, los testimonios y los medios de comunicación de países de la región muestran cómo llegan los venezolanos en situaciones que van desde el privilegio hasta la precariedad.

Según Forbes México, los cinco destinos más comunes de los expatriados venezolanos son, en ese orden, Colombia, Panamá, España, Argentina y Brasil, países que ante la coyuntura han puesto a prueba su política migratoria.

En el caso de Colombia, por ejemplo, fue necesario el lanzamiento, en agosto de 2016, de la Tarjeta Migratoria de Tránsito Fronterizo para regular el flujo de venezolanos y colombianos que cruzan diariamente al otro país través de alguno de los siete puntos limítrofes de la frontera.

Uno de esos venezolanos es John Neira, cuya historia se viralizó en febrero de este año tras un vídeo de la colombiana Revista Semana en el que se le ve llorando mientras cuenta cómo la Policía colombiana le confiscó el pescado que pretendía vender en el país vecino para conseguir algo de dinero.

Él es uno de los casi 40.000 venezolanos que van a Colombia diariamente. Según Migración Colombia, de los 796.000 venezolanos que ingresaron a territorio colombiano en 2017, se quedaron unos 144.000, aunque la realidad de esas cifras esconde mucha informalidad.

Esa situación también se da en la frontera con Brasil, el otro país latinoamericano que limita por tierra con Venezuela. Si a Colombia se entra por la ciudad de Cúcuta, a Brasil se llega a Boa Vista, al norte de la selva amazónica.

Frente al colapso de los servicios sociales en la frontera, el ministro de Defensa brasileño, Raul Jungmann, estuvo a principios de febrero en Boa Vista, donde anunció que enviaría más tropas para vigilar los controles.

El Gobierno brasileño, por su parte, ha acusado a su par venezolano de desinteresarse por la situación de su población y anunció el pasado sábado que hay 86.000 solicitudes de refugio pendientes de respuesta y sólo 14 funcionarios para evaluarlas. Según datos del Ministerio de Justicia, de todas esas solicitudes, 17.865 son de venezolanos.

Elecciones presidenciales

Mientras el éxodo venezolano continúa, el Consejo Nacional Electoral aplazó las elecciones presidenciales del 22 de abril al 20 de mayo, luego de que Maduro y los otros candidatos —cinco de seis ligados en algún momento a Chávez— llegasen a un acuerdo de garantías electorales.

Pero los comicios, que incluirían también los legislativos, regionales y locales, no parecen prioritarios para muchos venezolanos.

Según una encuesta de la firma Meganalisis de principios de febrero, sólo el 29% del censo electoral (entre seis y siete millones de personas) votaría en unas elecciones en las que no participará la Mesa de la Unidad Democrática, que reúne a los principales partidos de oposición, por considerarlas “un fraude”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies