Las claves del Mobile World Congress

3 minutos

Este año, el Mobile World Congress de Barcelona fue especialmente mediático por razones ajenas a lo que ocurría dentro del propio evento. Protestas, enfrentamientos con la policía y gestos de dirigentes hicieron que el monumental congreso tecnológico saltara a la portada de los principales diarios e inundara las redes sociales

Pero, al margen de los tejemanejes políticos, ¿qué es el MWC? ¿Qué lugar tiene dentro del mundo de la tecnología? ¿Por qué tanta gente, de distintos lugares del mundo, peregrina cada año a Barcelona?

Para poder entender el congreso primero hay que hablar sobre sus organizadores, la Global System for Mobile Association (GSMA), una asociación comercial que representa los intereses de cientos de empresas de telecomunicación, fabricantes y operadores móviles a nivel global. Es una organización europea con sede principal en Londres y oficinas en Asia, África y Latinoamérica. Además del congreso en Barcelona, la GSMA organiza otros dos Mobile World Congress en Shangai y Los Ángeles.

Asistentes probando las novedades que se han presentado en el MWC. Foto: LG

El MWC en Barcelona, no obstante, está entre los grandes de este tipo a nivel mundial, tanto por número de asistentes como de empresas expositoras. Este año, el congreso recibió a 107.000 personas de más de doscientos países, de los cuales un 55% tenían altos cargos empresariales. Con unas entradas cuyo precio oscila entre los 799 y 4.999 euros, el perfil del visitante del MWC es el de “alguien que quiere hacer negocios”, según Ramón Peco, coordinador del canal de tecnología de La Vanguardia.

El director ejecutivo de la GSMA hizo énfasis en un comunicado en un segundo tipo de asistentes al congreso: ministros y reguladores gubernamentales. Desde sus orígenes, la entidad ha estado ligada a la estandarización, a través de la Unión Europea y otros organismos transnacionales, de la tecnología móvil GSM. Es la tecnología más usada en el mundo, con 7.9 billones de conexiones a nivel global y un 90% de cuota de mercado. El GSM inicial fue evolucionando hacia el 2G, el 3G y el ahora más conocido 4G.

EL 5G

Una de las innovaciones que más interés despertó en el MWC fue precisamente el 5G. Varias compañías de telecomunicaciones estadounidenses anunciaron en el congreso que comenzarán a hacer pruebas en vivo de la red este mismo año. Y es que el bombo de lo que promete ser el próximo gran avance tecnológico no es para menos: coches autónomos, ciudades inteligentes, el internet de las cosas… La palabra 5G parece significar futuro.

Sin embargo, según explica el periodista Miguel Ángel Uriondo, redactor jefe de Empresas en El Español, esta tecnología quizás sea la innovación que “menos esté relacionada con los consumidores”. El 5G permitirá una mayor velocidad que podrá traducirse en un tiempo de respuesta menor: “Esto en el móvil no lo necesitas, pero, si estás volando un dron o manejando un robot, no puedes permitirte que exista un retraso”, dice Uriondo.

Lo que pasa es que, para que esas tecnologías futuristas empiecen a tomar forma (y ya no digamos ser parte de nuestro día a día), se necesita una infraestructura adicional que todavía no existe. Los coches autónomos, por ejemplo, requerirían sensores, inteligencia artificial y puertos en las carreteras para poder funcionar, según el South China Morning Post.

No obstante, la UE ya está calentando motores: la semana pasada se llegó a un acuerdo con la Eurocámara que dará a las compañías de telecomunicaciones el espacio radioeléctrico necesario para desplegar las redes 5G en 2020. “Primero se construye —aclara Uriondo— y ya después se encontrará quién lo use”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies