La editorial del libro que (aún) no se puede leer

La editorial del libro que (aún) no se puede leer
4 minutos

El libro Fariña está en boca de todos porque no se puede leer. Desde febrero, está secuestrado por la jueza Alejandra Pontana, a petición del ex alcalde de O Grove (Pontevedra). Sin embargo, cuando la orden judicial volvió la no-ficción un asunto mediático, la editorial Libros del K.O. ya estaba allí. Apuestan por el periodismo en mayúscula y negrita. Han publicados historias sobre la Honduras sangrienta, los rincones solitarios de España y las ruedas frenéticas de las bicicletas. Aquí Alberto Sáez, socio de la editorial, cuenta el cómo y el por qué.

 

 

Cuando se habla de no-ficción, se piensa en periodismo de guerra, en historias de países en zonas de conflicto. Además de libros con temas internacionales, el catálogo de su editorial tiene muchas historias sobre España. ¿Por qué?

Nuestro objetivo es encontrar historias aquí, que no haga falta irse a ningún lado. No tienes que irte a la otra punta del mundo para contar algo interesante. A lo mejor lo que queremos saber es la historia de la Cañada Real en Madrid. Y al final lo que nos ha funcionado mucho mejor son las historias de cercanía.

¿Qué tiene de especial lo local?

Las historias locales a veces tienen más fuerza, sobre todo porque el público empatiza mucho más. [Las cosas pasan en todas partes] es cuestión de tener una mirada y un enfoque particular que te permita verlas.

¿Fariña es un ejemplo de eso?

En el caso de Fariña se junta una historia de aquí, bien contada por un buen periodista que encima lo peta y cuando ya lo ha petado encima vienen a darnos el empujón final [el secuestro judicial] y se convierte en el libro más conocido de España.

¿Les ha traído algo bueno el secuestro judicial de Fariña?

Es verdad que hemos tenido un gran boom con Fariña, pero que no deja de ser un golpe de suerte. La respuesta te la doy cuando nos hayan dado la sentencia —el juicio será el 21 de junio—. Si es favorable, es muy bueno porque te han dado toda la publicidad y luego puedes volver a vender el libro. Pero si yo sigo con el libro secuestrado, está muy bien la publicidad, pero ¿qué hago con eso si no lo puedo vender?

¿Hay un renacimiento de la no-ficción en España?

Yo creo que siempre ha habido no-ficción en España, pero para que haya un boom tiene que haber dinero. Para que haya fuego tiene que haber paja y oxígeno. Si de repente hay un boom, se alimenta, se vende y  hay dinero, la gente se puede dedicar a eso.

¿Qué tiene de especial este género?

Que interpela al lector directamente. Lo que te estoy contando no es una novela, sino lo que pasa en tu barrio a través de personajes y situaciones que son reales. Que si tú logras hacer una lectura fácil y que enganche, que es lo difícil, tiene además el añadido de que es real.

¿Cómo surgió la idea de una editorial que se dedicase a este tipo de libros?

La idea surgió un poco a lo loco entre Emilio Sánchez y Álvaro Llorca [dos de los socios de la editorial], que se conocieron en un festival que iban a cubrir para Soitu.es [un medio digital que cerró hace cinco años]. Empezaron a hablar sobre todo de periodismo narrativo y de la ausencia en España de un medio así y eso, bien aderezado con cervezas, acabó siendo la idea loca de montar una editorial.

¿Por qué una editorial y no un medio? ¿No es como vivir tus sueños a través de los de los demás?

La idea no es vivir los sueños a través de los demás o que otro haga mi trabajo. La editorial te permite tener a tu disposición (en teoría y en el mundo ideal), un mundo infinito de autores y lograr que escriban para ti.

¿Cómo escogen a los autores con los que quieren trabajar?

Nosotros siempre somos los que proponemos [escribir un libro]. Los periodistas tienen la gran ventaja de que publican habitualmente, de manera que yo ya sé quién escribe y cómo, porque lo puedes seguir. Si hay alguien que te llama la atención, empiezas a seguirle, dices ‘habrá que pedirle algo’. Luego quedas y te tomas un café y ya está. Ahora, con el asunto de Fariña, nos conoce prácticamente todo el mundo y pasa lo contrario: tenemos un bombardeo de gente que nos propone su libro y estamos muy incómodos con eso, porque no tenemos capacidad para digerir.

¿Qué significa ser una editorial independiente? ¿Qué es independencia?
Hacer lo que te da la gana. No es hacer esto o aquello, es hacer esto o aquello porque tu quieres, punto. Te puedes equivocar pero es tu decisión. No necesariamente quiere decir ser transgresor o estar al margen del mainstream. Puedes ser independiente y estar en el mainstream, pero porque tú lo decides. Si mañana quiero sacar un vídeo de un youtuber, pues lo hago porque es lo que quiero hacer y sigo siendo independiente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies