La Agencia Europea del Medicamento retira del mercado un fármaco para la esclerosis múltiple

3 minutos

Zinbryta, el fármaco empleado para la prevención de la esclerosis múltiple ha provocado 12 casos de enfermedades inflamatorias del cerebro graves, tres de ellos han terminado con la muerte de los enfermos.

 

La esclerosis múltiple es una enfermedad para la que todavía no se tiene la cura. Existen tratamientos de carácter preventivo que ayudan a reducir la frecuencia e intensidad de los brotes, previenen la aparición de nuevas lesiones y pueden retrasar o reducir las discapacidades adquiridas. Pero que funcione un tratamiento depende de cada paciente y del desarrollo de su enfermedad.

Entre estos tratamientos se encontraba Zinbryta, aprobado por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) en 2016 para su comercialización en toda la Unión Europea. La EMA publicó un informe dando el visto bueno al fármaco con un uso preventivo para la esclerosis múltiple.

No se han cumplido dos años desde su salida al mercado y la EMA quiere retirar el medicamento por los problemas que está causando. A su uso se han asociado 12 casos de enfermedades inflamatorias del cerebro graves de las cuales tres de ellas han terminado con la vida del paciente. Estos casos, unidos a los fallos hepáticos que provocó en cinco pacientes el año pasado, han acelerado su retirada del mercado.

Además, la EMA recomienda a los profesionales médicos que no sigan suministrando el fármaco a nuevos pacientes y que les realicen a los ya tratados un seguimiento de al menos 6 meses e inicien una terapia alternativa lo antes posible.

¿Por qué es difícil dar con un fármaco para la esclerosis múltiple?

La Asociación Esclerosis Múltiple España da los siguientes motivos:

Se trata de la pérdida de mielina, pero los médicos no han dado con el motivo que la provoca. Algunos hablan de una enfermedad autoinmune, el cuerpo se ataca a sí mismo. Sí se ha descartado que sea hereditaria, contagiosa y mortal.

También se conoce como la enfermedad de las mil caras, ya que su curso varía de una persona a otra. Sabemos que es una de las enfermedades neurológicas más comunes entre la población de 20 a 30 años y que se da con más frecuencia en mujeres que en hombres (más del doble), pero se desarrolla en cada persona de forma dispar.

Entre ellos, fatiga, falta de equilibrio, dolor, hormigueo, parálisis de las extremidades inferiores, pérdida de sensibilidad, dificultades del habla, problemas de memoria, debilidad muscular o alteraciones visuales.

El enfermo sufre brotes en momentos puntuales de su vida de los que puede recuperarse si su cuerpo es capaz de regenerar la mielina perdida. Si no es así, las zonas afectadas y las facultades dañadas por ese brote se mantendrán. Esta capacidad de regeneración depende de cada paciente.

 

Todos estos factores dificultan la labor de los investigadores para hallar la cura de la esclerosis múltiple, una enfermedad que afecta a dos millones y medio de personas en el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies