Joan Maria Piqué: “Los medios españoles no están para defender la unidad de España, sino para defender la verdad”

Joan Maria Piqué: “Los medios españoles no están para defender la unidad de España, sino para defender la verdad”
12 minutos

Joan Maria Piqué es uno de los hombres fuertes de Carles Puigdemont. Entró en la Generalitat de la mano de Artur Mas y desde entonces ha encabezado la comunicación internacional del expresident y de Puigdemont. Es uno de los principales responsables de la internacionalización del procés y de su éxito comunicativo.

Piqué (a la derecha con gafas) atento a las declaraciones de Puigdemont ante los medios. Foto: EFE

En España, es mayoritaria la oposición (más o menos frontal) al procés, pero en el extranjero no es así. ¿Por qué se da este hecho?

Porque los medios extranjeros, mayoritariamente, tienen vocación de informar. Para ellos es un proceso noticioso y no han tomado partido sobre su posición. En cambio, los medios españoles tienen intención de influir sobre la realidad. Hay muchos medios españoles que creen que con su cobertura contribuyen a una causa u otra. Esto es nefasto porque es la muerte del periodismo. Cuando el periodismo intenta influenciar sobre la realidad corre el riesgo de dejar de ser periodismo para convertirse en propaganda.

¿Os cierran puerta los medios españoles cuando empieza el procés?

Sí, tomaron partido por la postura del Gobierno. El problema del procés en España es que todos los poderes, incluidos los medios, se han alineado con el Gobierno español creyendo que así defienden la unidad de España.

Hay una anécdota que hemos explicado muchas veces. Nuestro secretario de comunicación fue a Madrid a reunirse con directores de comunicación españoles. Uno de ellos, director de un periódico cuya cabecera tiene tres letras, le dijo muy amablemente que siempre encontraría abierta aquella casa y que estaban al servicio de la verdad, pero que tuviera en cuenta que por encima de la verdad está la unidad de España. Si por encima de la verdad está cualquier causa, por noble que pueda parecer, no se está al servicio de la verdad. Se está al servicio de otra causa.

Puede no sorprendernos que un periódico como el que nombrabas anteponga la unidad de España. Pero, ¿os esperabais que El País, un periódico progresista, siguiera una línea tan dura?

Honestamente, sí. Nosotros somos fieles seguidores de Josep Pla, que en su momento dijo que “lo que más se parece a un español de derechas es un español de izquierdas”. No he tenido nunca ninguna duda de que El País, que actúa como una institución del Estado, llegado el momento se alinearía en contra del procés.

¿Entiende que los medios españoles se posicionen en contra de la independencia de Cataluña?

Sí, de lo que estoy en contra es de que para frenar la independencia se justifique el recurrir a cualquier medio. Los medios españoles no están para defender la unidad de España, están para defender la verdad. Nosotros somos una gente que encabezamos un movimiento político, democrático, pacífico y tenemos argumentos para defender lo que hacemos. Estos argumentos se pueden considerar equivocados o pueden no compartirse. Lo que no se puede hacer es tergiversarlos. Nosotros no somos unos corruptos que defendemos esto para tapar nuestra corrupción. No hay dos millones y pico de personas en Cataluña movilizados permanentemente para tapar la corrupción de un partido, esto es absurdo.

Estos medios que se han alineado con el Gobierno para defender sea como sea la unidad de España han traicionado a su audiencia porque su compromiso era informarles. Les deberían haber ofrecido un acceso por igual a los medios, especialmente los públicos. Por ejemplo en la última campaña electoral el Consejo Audiovisual de Cataluña, que es una institución neutral porque depende del Parlament y de sus mayorías plurales, estudió los medios en la última campaña electoral y en TVE hubo un 5% de comentaristas a favor del referéndum. En Telecinco, no hubo nadie en representación del referéndum. Cuando en Cataluña el referéndum tuvo una participación del 43/44% y obtuvo alrededor 2.200.000 votos. ¿Cómo se puede estar tan alejado de la realidad? Esto es falsear la realidad. ¿Cómo es posible que en los medios españoles nunca se trate de manera ecuánime el punto de vista de los independentistas? Eso es tratar a su audiencia como tontos.

¿No crees que medios como TV3 y Catalunya Radio caen en el mismo pecado en el lado opuesto?

No.

Cuando les escucho, veo que invitan a gente de los dos lados, pero muchas veces los no independentistas van en inferioridad.

Eso es falso, pero no lo niego porque sea su abogado. Lo niegan los datos. Este mismo estudio decía que en TV3 y Catalunya Radio la proporción de independentistas y no independentistas era 50% por lado, lo que se corresponde con los resultados electorales y la realidad de nuestro país.

Joan María Piqué (de espaldas) en el Pati dels Tarongers de la Generalitat de Catalunya con Josep Rull y Artur Mas. Foto: EFE

¿Cómo se consigue que se hable de exilio en lugar de fuga? Porque algunos medios internacionales hablan de exilio.

Los medios internacionales hablan de exilio porque es lo que es. El Financial Times no siente que tenga que defender la unidad de España. Que el president Puigdemont esté fugado no es verdad. Ha estado a disposición de la justicia desde el primer momento, sea en Bélgica, en Dinamarca, Suiza, Alemania…

Cuando los medios insisten en decir que el president y los consellers están fugados, mienten. No están fugados, están a disposición de la justicia y sometidos a procesos de extradición, lo que pasa es que los pierden. Se les acusa de crímenes  que no han cometido. La rebelión implica violencia, lo dice el Código Penal y esto es lo que los jueces no ven. No hemos cometido un delito. Hemos defendido una opción política distinta. Como el Gobierno español insiste en convertir una cuestión política en judicial, cuando lo examina un juez imparcial se estrella contra la pared.

¿No crees que la imagen de algunos consellers, con unos que se van y otros que se quedan, da una imagen de fractura, de falta de unidad?

La unidad no siempre es un valor. La unidad que ofrece España en estos momentos no es un valor. Un catalán independentista en España no tiene a quien recurrir. En este caso, la unidad no es un valor. Y te voy a decir que los españoles que defienden un referéndum, que existen, según algunas encuestas son un 40%, están sometidos a un espiral del silencio. Nadie habla de ellos. No tienen acceso a los medios, solo a algunos como eldiario.es, Público…

¿Se les impone silencio?

Absolutamente. ¿Cuántos tertulianos hay en las tertulias españolas que defiendan un referéndum? Son muchos los que están sometidos a un espiral del silencio. La unidad en este caso no es un valor.

Los Consellers tomaron sus decisiones personales. Cosa que se entiende porque se jugaban ir a la cárcel.

¿No se te puede considerar más o menos cobarde porque tus compañeros vayan a la cárcel y tú te quedes fuera?

No, en absoluto. Mi opinión personal es que tendrían que haberse ido todos fuera. En la cárcel no hacen nada. Fuera serían libres, podrían dar entrevistas, acudir a actos, estar con sus familias…

En España, es imposible que se les haga justicia. Yo hubiera entendido que se pusieran a disposición de la justicia española si fuera razonable pensar que en España se les hará justicia. Pero este pensamiento no es racional. En España, hay un cierre de filas que encabezó el rey con su lamentable y patético discurso del 3 de octubre. A partir de aquí, un catalán solo puede esperar justicia en Alemania, Bélgica, Suiza… Allí se les hará justicia, de hecho se les está haciendo.

Comunicativamente, ¿cómo se consigue la imagen de victoria en las elecciones catalanas cuando la que ganó fue Arrimadas? Puigdemont fue la segunda fuerza en escaños, pero parecía el ganador.

Ahí creo que tu juicio es equivocado. Arrimadas no ganó las elecciones. La imagen de que hemos ganado las elecciones la obtenemos ganando.

Pero Arrimadas obtiene más votos.

No, las elecciones las gana quien consigue una mayoría para ganar. Ningún medio de comunicación internacional dijo que Arrimadas había ganado las elecciones. Fue una victoria totalmente pírrica. Con muchos más medios, solo sacaron dos diputados más que nosotros, una lista electoral que hicimos en 48 horas. Nadie dice que ganaron las elecciones porque no las ganaron. Es tan sencillo como eso.

¿Cómo se consigue mantener la atención mediática en Puigdemont en los momentos en que lleva un tiempo en Bélgica y ya no hay mucho movimiento a su alrededor? Porque en ese momento es más fácil que los medios estén más con los encarcelados que con él.

No creas. Lo más importante en estas cosas es tener la materia prima, si la tienes tendrás atención mediática.

Y, ¿cuál es vuestra materia prima?

Es el candidato, Puigdemont. Si tienes candidato, tienes todo el resto. Si no lo tienes, no captarás la atención. Nosotros nunca hemos notado un descenso en su atención. Recientemente, el president dio una entrevista a TV3 y logramos un 30% de share. Es una barbaridad. Eso lo consigue un Barça-Madrid, y no todos. Esto significa que tenemos un liderazgo real. La gente espera que digas lo que tienes que decir. El señor Puigdemont abre la boca y los informativos de la CNN interrumpen.

Podríamos llamarle el Messi de la política…

No hombre, no. Quizás no marca tanto las diferencias (entre risas). Además, Messi está en el Barça y Puigdemont en el exilio. A pesar de todo, siendo un político regional catalán en el exilio y con un gran drama detrás, capta mucha atención. Nuestras ruedas de prensa son un problema porque no sabemos dónde meter a los medios.

La historia tiene un fondo de verdad; si no hay un fondo de verdad, no se puede fingir. Puedes fingir un tiempo, pero no siempre. Lo decía Lincoln: “Puedes engañar todo el tiempo a una parte de la gente o puedes engañar una parte del tiempo a toda la gente”. Lo que no puedes hacer es engañar todo el tiempo a toda la gente.

Es el actual responsable de la comunicación de Carles Puigdemont y Junts Per Catalunya en el extranjero.

¿Cómo se sostienen económicamente ahora Puigdemont y los demás políticos que se han ido al extranjero?

Todo se financia con donativos privados. Gente que es generosa y quiere contribuir. No necesitamos más. Además, algunos tienen su remuneración. Por ejemplo, el president es diputado y tiene su sueldo como cualquier diputado. En los últimos años, hemos movilizados muchos recursos. Para pagar fianzas, manifestaciones, para sustentar a ANC y Omnium… no es algo fuera de lo común para nosotros.

En Cataluña hay una fractura social. Creo que el Gobierno español puede haber contribuido en eso, pero, ¿no crees que vosotros también tenéis parte de culpa?

En absoluto. Somos una gente que defiende un posicionamiento pacífico y democrático y que siempre hemos querido defenderlo a través de las urnas.

Pero si declaráis la independencia unilateralmente, dejáis a mucha gente fuera. ¿Qué hace la gente que se siente española y no se quiere ir de Cataluña?

Los problemas políticos se tienen que afrontar políticamente. Si hay gente que quiere la independencia y gente que no la quiere, lo que tienen que hacer es sentarse a hablar. Lo que no puede ser es que a los que no piensen como tú les mandes a la cárcel. Yo he sido independentista toda mi vida. Cuando era minoría, me aguantaba. No recuerdo que nadie se preocupara por mí. Ahora que al parecer tengo puntos de ser la mayoría, reclamo que los demás hagan lo que yo he hecho toda la vida: aceptar que eres minoría y que la democracia es el respeto a la voluntad de la mayoría desde el respeto a la minoría. No creo que haya fractura por este tema. Hay un debate como puede haber un debate de Barça o Madrid.

¿No es la pescadilla que se muerde la cola que ahora haya un referéndum y salga un no? Porque luego a pesar de la derrota ustedes seguirían a lo suyo.

Claro, con todo el derecho. Porque no podemos hacerlo. Podemos reclamar esto hasta que lo ganemos o lo perdamos.

Si lo pierdes, tienes que aceptarlo e irte a casa.

Es evidente que, con un referéndum de estas características, si lo pierdes, afecta como mínimo a toda una generación. Pero este debate ha venido para quedarse. Mi análisis es que la violación sistemática de derechos civiles y la aniquilación de la separación de poderes en España provocará que cada vez más gente se vuelva independentista porque no querrán formar parte de un país así. Toda esta gente está en la cárcel por organizar un referéndum, ¡un referéndum! (se ríe). Esto no es un crimen. No está en el Código Penal. Se han inventado el delito de rebelión y el de malversación porque no podían imputarles por delitos reales. Esto los jueces alemanes, belgas, suizos… lo van a demostrar. Afortunadamente, tenemos gente fuera que obtendrán justicia, la que no obtendrán nuestros presos.

¿Cómo es vuestro día a día en Alemania? ¿Qué hacéis?

Estamos esperando la resolución del tribunal alemán y, mientras, aprovechamos el tiempo. Crecemos para dentro. Tenemos tiempo para meditar y para tener contactos discretos, personales, uno a uno. Esa es la mejor manera de tenerlos, con mucha gente que quiere ayudar, entender, hablar… Gente que quiere saber directamente de nuestra boca qué defendemos.

Defender la causa desde el cara a cara.

Claro, no hay nada mejor que el contacto personal.

El día que detuvieron a Puigdemont ya se empezó a hablar de que era una maniobra para internacionalizar el procés. ¿Fue así?

No, claro que no. El president y todos nosotros estaríamos muy contentos si él estuviera en Bélgica, libre. Sin estar pendiente de una extradición. Lo que pasa es que no hay mal que por bien no venga y fuimos capaces de sacar partido de la situación. Si te dan limones, haces limonada. Hubiéramos preferido otra cosa.

¿Cómo está Puigdemont estos días?

Está bien, ha pasado momentos difíciles, pero es consciente de su compromiso y de que le costará. Pero está decidido y lo sacará adelante. Tiene la conciencia tranquila y seguirá adelante.

¿Y los de su entorno?

Procuramos estar bien. Esto es duro, pero cuando vamos a Cataluña y en redes vemos que nos apoyan mucho. Nos dicen que no aflojemos y eso es muy gratificante y nos ayuda a seguir.

En caso de no haber extradición, ¿el plan es volver a Bélgica?

Sí, absolutamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies