María Caballero: “Bildu ha llegado adonde está porque ETA aniquilaba lo que le estorbaba”

María Caballero: “Bildu ha llegado adonde está porque ETA aniquilaba lo que le estorbaba”
6 minutos

María Caballero Martínez (Pamplona, 1963) es muchas cosas y la primera, para ella, es ser madre de familia numerosa. Estudió Magisterio en la Universidad de Zaragoza (1984-1988), pero ha hecho carrera en la política. Ha sido senadora (2008-2011) y concejala del Ayuntamiento de Pamplona (desde el 2011 hasta hoy), pero sobre todo María Caballero es digna hija de su padre, Tomás Caballero, al que ETA asesinó hace 20 años, el 6 de mayo de 1998.

¿Por qué accede a hablar sobre un tema sin duda doloroso como el atentado de su padre?

Siempre hemos reivindicado la parte pública del asesinato de mi padre porque no fue la muerte particular de un padre que ha cogido un cáncer o que le ha pillado un coche y que nos atañe sólo a la familia, sino que fue un asesinato de carácter público y además enmarcado en un acto terrorista en que se quería meter miedo a un colectivo de gente que pensaba como él. Esa dimensión pública nos hace ser generosos para contarlo para dar un paso al frente y reivindicar su memoria.

 Vamos al año 1998. Iruretagoyena, José Luis Caso, Miguel Ángel Blanco… Con ETA atentando contra concejales, ¿se esperaba su familia algún tipo de acción contra su padre?

 La verdad es que estábamos consternados con la situación de dolor, de angustia, de falta de libertad tremenda que se vivía en esos momentos. Traducido a nuestra casa, sí que andábamos un poco con la mosca, pero a nuestro padre le animábamos en lo que hacía, no le queríamos meter miedo. Mi padre cumplía los años el 25 de febrero y mi hermana sugirió regalarle un espejo con palo para mirar el bajo del coche, como los que tenían los guardias civiles, porque un día nos dijo: “Yo no me voy a tirar todos los días al suelo a mirar el coche”. Años después me enteré por un señor mayor que tenía un taller al lado de mi casa que mi padre había encargado una alarma para el coche. Porque era prudente y no tenía ganas de ser ningún mártir por la causa.

Tomás Caballero durante un pleno en el Ayuntamiento de Pamplona. Foto:cedida por la familia.

¿Cómo recuerda el día del atentado?

Lo he revivido muchas veces y lo recuerdo… horrible. Yo trabajaba como funcionaria en el cuarto piso del Ayuntamiento y me acuerdo que, estando arriba con mis compañeras, ese día estábamos comentando que se había recogido una lista de concejales en el material de unos etarras y que en esa lista salía gente de Pamplona. Esto fue al punto de la mañana, luego me fui a mi sitio y al poco me llamó mi hermano Javier y me dijo: “María, vente al hospital que el papá ha tenido un atentado. No sé más, yo voy detrás de la ambulancia”. Colgué y me pareció muy raro que el Ayuntamiento estuviese funcionando. Bajé en el ascensor, cogí mi coche y me había dejado la radio puesta, así que cuando iba de camino oí: “Última hora… Caballero… Dos disparos en la cabeza…”. Ahí yo ya me imaginé que se moría.

Llegué a la zona de urgencias del hospital, ahí tiré el coche… Era como una locura, de esto que te van pasando, nos abren una puerta que era como una sala de espera y veo a mi madre en chándal, que venía de la gimnasia: “Ay, ay, ay, tu padre… Ay, ay, tu hermano lleno de sangre”. Mi hermano pequeño estaba lleno de sangre porque había bajado [a socorrer a su padre]. Un horror. En seguida nos dijeron que se había muerto. También recuerdo que no encontrábamos a mi hermana, queríamos avisarla y no la localizábamos. La pobre había venido al Ayuntamiento a enseñarme una tela que se había comprado porque su hijo iba a hacer la comunión. Venía a enseñarme el vestido y se encontró a toda la gente llorando y mirándola. Alguien le dijo: “Ven, que te acompaño porque han matado a tu padre”. Así se enteró, en el ascensor. La verdad es que fue tremendo todo.

¿Cómo fueron los días siguientes al atentado?

Tuvimos muchas muestras de cariño, ya en el mismo día, con la capilla ardiente en Pamplona. Muchas emociones, mucha compañía, mucho dolor. Fue como estar en una burbuja donde tienes tus momentos para recogerte, para agradecer a Dios lo que tienes, para agradecerle el haber tenido a nuestro padre, pero no me hacía yo a la idea de toda una vida sin él, aparte de que yo no conocía ninguna muerte tan cercana, una experiencia así. Era muy difícil, pero reconozco que con la respuesta de la ciudad te retroalimentas.

¿Se puede llegar a perdonar?

La verdad es que no lo sé. No me importa porque no tengo que perdonar a nadie. A mí nadie ha venido a pedirme perdón, pero no tengo ningún problema. No soy una persona rencorosa, a veces me cuesta esfuerzo mantener una actitud hostil o dura con los propios de Bildu porque, por mi forma de ser, puedo hablar con todo el mundo. A veces también me cuesta trabajo creer que son tan malos como son, pero sí que lo son. Perdonar… yo estoy convencida de que si hubiese alguien que verdaderamente vienera arrepentido… pero no me tengo que poner en esa tesitura y no pienso ponerme.

Monumento a las víctimas del terrorismo en Pamplona. Foto:Jaime Cervera.

En el pleno de urgencia que se convocó aquel día, Joaquín Pascal (PSN) dijo: “Hoy se ha producido una vez más lo que otras veces: Herri Batasuna apunta y ETA dispara”. ¿Qué sentimiento le provoca que Bildu esté hoy en la alcaldía de Pamplona?

Me parece la mayor de las injusticias. Crees siempre que el que hace el mal lo pagará y el verles es doloroso porque han llegado con muchos votos de la gente. La gente está un poco anestesiada en ese aspecto, es muy triste. Yo recuerdo el día de la toma de posesión de este alcalde, de este Ayuntamiento, como de los más tristes de mi vida, y no porque nos hubieran echado, sino porque sentía que estaban viviendo una victoria los que nos habían hecho tanto daño.

Además, no podemos olvidar que Bildu ha llegado a estar donde está porque ETA iba aniquilando todo lo que le molestaba. Es totalmente inmoral, indecente e indigno. Y luego tratar de vender que hay que premiar a una formación política porque han dejado de matar: “Verdaderamente Bildu ha hecho un esfuerzo impresionante por la paz”. Y digo yo, ¿qué esfuerzo ha hecho, en qué ha cambiado el discurso Bildu? Es muy triste.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies